ECONOTRENDINGS

Inicio » Sin categoría » ¿Amor y economía?

¿Amor y economía?

Por Elizabeth Membreño

Después de una rápida revisión en el buscador Google acerca de “amor y economía”, encontré información sobre microeconomía del amor, consejos financieros adaptados a las inversiones amorosas, economía política del amor, si cupido supiera sobre economía, concepciones filosóficas del amor, economía de la felicidad, hasta llamativos conceptos económicos utilizados en doble sentido.

Primeramente diré que no soy anti-amor, al contrario creo en la lealtad, amistad amor, confianza, respeto, solidaridad y en el amor. Sin embargo, considero fechas como el 14 de febrero, una excusa que utiliza el consumo excesivo como incentivo para mantener “estabilidad” en las relaciones complicadas del mercado del amor.

Actualmente asumimos que la generación millennial apuesta por relaciones y compromisos de corto plazo, porque igual que todo lo demás puede ser sustituido con facilidad, por la misma fragilidad de los vínculos humanos que estamos fomentando. Tal vez porque pensamos que en el largo plazo todos estaremos muertos como diría Keynes. Lo cierto es que enfrentamos un mundo en constante evolución, en el cuál apostamos a vivir la vida de manera transitoria, tal como adaptamos nuestras habilidades y capacidades al día a día también ocurre con nuestros sentimientos.

Tal como afirma, Eric Fromm “en el amor individual no se encuentra satisfacción sin verdadera humildad, coraje, fe y disciplina”. También concluye que en una cultura en la que esas cualidades son raras, la conquista de la capacidad de amar será necesariamente un logro inalcanzable.

Por su parte, Zygmunt Bauman- quién lamentablemente falleció en enero pasado- analiza en su libro Amor líquido, que cuando se trata de objetivos de consumo, la satisfacción esperada tiende a ser medida en función del costo: se busca la relación costo-beneficio de las relaciones humanas. Esto debido a que las relaciones son un bien que espera alcanzar modificar el bienestar actual después del uso del mismo.

Definitivamente el corazón tiene razones, que la razón no comprende. Por consiguiente, el homo economicus atenta a sus principios de racionalidad por un bienestar de moda en lugar de aspirar a un bienestar en las relaciones humanas y amorosas de largo plazo. Si deseas compartir momentos y hermosas experiencias con alguien especial, pareja, familia, amigos y porque no decirlo contigo mismo- porque el primer amor es el propio- hazlo no por moda, sino porque valoras más el tiempo vivido que el dinero.

En fin, si acaso está noche tienes planes para realizar tu aporte económico al sector comercio y servicios, recuerda utilizar tu celular al mínimo, porque “los celulares permiten a los que se conectan… mantenerse a distancia” 😉 Jonathan Rowe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: